La creatividad sirve como un refugio seguro, un lugar donde podemos ser genuinamente nosotros mismos en un mundo donde las presiones diarias pueden desbordarnos. No se trata simplemente de pintar una obra de arte o componer una canción, sino de encontrar en cada actividad creativa un momento de conexión profundo con nuestro ser interno. ¿Alguna vez has estado a tope de ideas mientras te duchas? Esa es la creatividad que llama a tu puerta y te pide que la integres en tu rutina diaria. No soy yo quien lo inventa; la ciencia lo respalda. Según los estudios, participar en actividades creativas puede aumentar los niveles de dopamina, un neurotransmisor que está relacionado con el placer y la recompensa. Según un estudio publicado en el Journal of Positive Psychology, las personas que participan en actividades creativas en su vida diaria experimentan un aumento significativo en su bienestar emocional y psicológico. Dedicar tiempo a la creatividad es como darle dopamina a tu cerebro. Uno de los mitos más importantes que quiero derribar es que la creatividad pertenece exclusivamente a los llamados “artistas”. La creatividad es inherente a todos, incluso aquellos que pueden pensar que no tienen dones artísticos. ¿Alguna vez has encontrado una solución ingeniosa a un problema? ¿Has creado una receta improvisada con lo que tenías en la nevera? Eso es creatividad. La creatividad no tiene límites.

Quiero fomentar la creatividad como un medio para mejorar el autocuidado.

Nuestra salud mental se ve significativamente beneficiada al incorporar la creatividad en nuestra rutina diaria. Nos permite expresar nuestras emociones, lidiar con nuestras ansiedades y, sobre todo, nos recuerda que, incluso en los momentos más difíciles, somos capaces de generar belleza y significado. #ViveCreativo es mi nuevo proyecto de vida. Nace del ser y de mi contribución con el hecho de servir al otro, a ti, a esta comunidad. Solo quiero decir que cada vez que te sientas agobiado o sin inspiración, recuerda que hay una fuente de creatividad en ti esperando ser explorada. La creatividad no solo se usa en momentos felices, sino también en días oscuros donde parece que la luz no brilla. En esos momentos, la creatividad se convierte en una compañera y salvavidas. Hacer de la creatividad un hábito de autocuidado es una promesa de vivir una vida más plena y consciente. Es evidente que mantener la salud física y mental es tan importante como mantener la salud emocional y mental. Es dar a tu alma permiso para jugar y explorar sin miedo al juicio o al fracaso. No hay fracasos en la creatividad, solo aprendizaje. Sí, hay momentos en los que parece que la musa se tomó unas extensas vacaciones. No pierdas la fe. La creatividad requiere entrenamiento. Se volverá más fuerte cuanto más la practiques. Y recuerda que sólo los que están en movimiento suelen ser más inspirados. Por lo tanto, si te sientes atascado, cambia de lugar, prueba algo nuevo o simplemente pasea. Mantenerse abierto y curioso es crucial. Entonces, ¿por qué no comenzar hoy mismo? Toma ese pincel, ese bolígrafo, ese instrumento musical o simplemente toma tu propia vida y comienza a pintarla con los colores más vibrantes que puedas imaginar. En última instancia, ser creativo no es simplemente producir obras de arte; es hacer de la vida una obra de arte. Y recuerda que al ser creativo, no solo estás mejorando tu propia vida, sino que también estás aportando tu luz única al mundo. ¿Qué ocurre cuando entramos en el proceso creativo? Nos tomamos un “tiempo fuera”, una pausa necesaria de las preocupaciones diarias, que nos permite conectarnos con nosotros mismos y descubrir nuevas facetas de nuestra personalidad. La creatividad nos ayuda a mantener nuestro cerebro activo de manera saludable, creando nuevas conexiones neuronales y preservando las ya existentes, lo cual es fundamental para mantener nuestra mente en forma. Alvaro Cáceres . #ViveCreativo “Una mente ocupada difícilmente encontrará espacio para crear”, fue una frase que resonó en mi mente cuando hice este cambio de hablar de marketing a hablar de creatividad. Crear sin límites: pintar, escribir, cocinar, bailar, incluso en cómo solucionamos problemas cotidianos. Cada uno de estos actos creativos nos da un sentido de propósito y realización, además de permitirnos expresar nuestras emociones más profundas. La creatividad tiene la capacidad de cambiar nuestra forma de ver el mundo y a nosotros mismos, permitiéndonos ver la vida a través de un prisma más colorido y esperanzador. Los siguientes son algunos consejos útiles para convertir la creatividad en tu nueva herramienta de autocuidado:
  1. Empieza Pequeño: Dedica quince minutos al día a algo creativo que disfrutes. Escribir en tu diario, dibujar, bailar en la sala de tu casa o incluso cocinar algo nuevo son algunos ejemplos. El café de la mañana es para mí un poderoso ritual creativo, por lo que duermo pensando en el momento sublime de ese primer café.
  2. Observa tu entorno: Las cosas que nos rodean con frecuencia nos inspiran a ser creativos. Presta atención a los sonidos, las texturas y los colores. Las ideas comienzan a fluir cuando te permites estar presente.
  3. Conecta con otros creadores: Únete a comunidades, ya sean virtuales o presenciales, donde puedas compartir tus creaciones y encontrar inspiración en el trabajo de otros. Recuerda que la creatividad genera creatividad.
  4. Mantén un diario creativo en el que escribas tus ideas, pensamientos y sueños. No te reprimas. Este espacio es exclusivo para ti. Incluso puedes tener un diario de emociones en el que escribas cómo te sientes o incluso qué agradeces al comenzar o terminar el día.
  5. Ríete de ti mismo: No todo lo que crees será un gran éxito, y eso es aceptable. Aprender a disfrutar del viaje sin importar el destino es parte del proceso creativo.
Cuéntame en los comentarios qué ritual creativo tienes para despertar tu ser creativo y si aún no lo tienes, coloca un recordatorio de 30 días en tu celular para que me cuentas cómo te fue implementando el que desde hoy decidirás que será el tuyo.